martes, 12 de julio de 2016

Sin Pensar



Entro y salgo, casi sin pensar, sin claves ni candados, hay demasiadas puertas por elegir. Parado en medio de la neblina, no hay luz que seguir, sólo un inmenso silencio, y un tibio frío que me invita a quedarme, irme, y volver a insistir. Es mucho tiempo, tantos calendarios cayendo como hojas, suspiros como regalos, premios de luz, pero el cuento se me está haciendo eterno, sin moraleja que elegir. Entro y salgo, es como si tuviese la vip, pero ya no quiero, sólo, empujo, necesito de vez en cuando creer en poder ser feliz, sin pausa y con apuro, fiel a una sonrisa que me despierta, y una piel que me lave las lagañas del resurgir. Y mientras tanto, el horizonte es tan lejano que nunca voy a descubrir que se esconde detrás. Cansado, fatigado de pensar en todo el blanco y negro que quedó atrás, en el guerrero que soy, fui, y seré. Tan sólo un momento quiero ser nube para despojarme de tanta carne. si el amor existe, y la felicidad es su amante, en que lugar seré feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada