martes, 12 de julio de 2016

El Quijote y la Luna



Y el Quijote, deambulo por el cielos
buscando a su Dulcinea,
se embriagaba con néctar de estrellas
y moría envuelto en su manta de melancolía

Habia peleado ya mil veces
y ganado otras tantas, pero de nada servia
por que nunca se sentía vencedor del todo
había algo que lo hacia llorar por las noches, se sentía vencido

Le había dado muerte a mil molinos 
disfrazados de bestias de fuego e invencibles
conocía al miedo como a su mano
pero nada era suficiente, solo peleaba para no quedarse dormido

Seguía siguiendo, escapándose del viento
por las noches rezaba a la luna, y se confesaba con el viento
ya estaba cansado de pelear, por su causa
todos le reían, pero el estaba convencido, q nunca iba a ser vencido

Y el Quijote deambulo por los cielos
buscando a Dulcinea, para que lo lleve a dormir consigo
ya estaba cansado de vencer y ser vencido
ya no quería pelear mas, solo quería ver molinos

Dulcinea, la llamaba por las noches
acostado sobre el piso frío, bajo la luz plateada
Dulcinea llévame, quiero estar contigo
Juro que la única pelea que librare será el morir contigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada