jueves, 9 de febrero de 2017

Tanta

Hay tanta necesidad en desear conquistar al deseo, enamorarlo hasta su empalagar,  tanta adrenalina por nadar cielos, estar en el aire sin entenderlo, iluminarnos desde la unión con el Universo, ser únicos, ejemplos irreemplazables, soplar vientos de sueños y versos, nadar en lo incierto, esconderse bajo la bruma del pecado, aullar hasta sanar.
Hay tanta necesidad desbordada  que a veces nos ahogamos sin siquiera salpicar al suspiro de los deseos, ese que nos hace desear fecundar más sueños.

miércoles, 11 de enero de 2017

Tan lejos del sol



Tan lejos del sol, todo brilla con más intensidad, los sueño no se abandonan nunca, por más que no latan por temor a quedar sueltos sin dueños, ni conexiones al corazón. Somos instantes, tan sólo suspiros, que buscan la claridad de la eternidad en un plano que vamos a dejar, y no vamos a poder comprobar nuestra huella en el barro del recuerdo colectivo. 
Luchamos en vano por llegar a un reconocimiento innecesario e improductivo, ya que la única lluvia que moja es la del cielo, y no así los aplausos sordos del sudor creativo necesario del ser.
Nos perdemos comprando luces de suspiros, llamas para asustar al olvido, amuletos, colores, sonidos, olores y sabores, nos perdemos en encontrar algún puerto que llegue a la felicidad anhelada, prometida y robada, pero tan sólo en esa búsqueda solitaria, triste y traicionera nos perdemos en cuentos chinos, y atajos de caramelos.
Tan lejos del sol, tengo mi cactus que me mira, sin espinas, me abraza, y suspira. Brújula que palpita, vibra para sonreír le a la vida.

Que pena



Ay ! … qué pena, el Grillo cortó sus venas, enamorado de su ausencia, esa misma que regala su sinfonía que nadie puede callar, víctima de su consciencia sonora como cajita de cristal que nunca sanará. 
Escondido entre sombras, rincones anónimos sin doncellas, ni perfumes a piel recién evaporada, víctima de la dolencia de no poder enamorar, nadie lo puede apreciar besar.
Pobre Grillo, sólo canta por amar.

jueves, 27 de octubre de 2016

Promesas



Las promesas son anhelos latiendo por ser verdad, carne, sudor, esperanza arraigada en la verdad. Cruel es el hombre que comercia sentimientos con esperanzas, con palabras adornadas, que huelen a sueños en vano, quién promete un cielo que ni su vista puede divisar.
Es en vano que el ladrón de arrepienta si su instinto no nace de la verdad.

lunes, 24 de octubre de 2016

No sólo se trata de respirar



Respirar es más difícil de lo que uno cree, no es sólo la monotonía indecisa de inspirar, soltar y volver a insistir, ni el acto primero para poder seguir. Es más complejo, más difícil de disolver, entender, es tomar la decisión de injerir la vida en moléculas, polvo, sol, iluminarnos tan sólo por elevarnos, la conexión con el Universo. El respirar es la brújula de nuestro destino, el sentido más puro que tenemos, más intenso, el punto de conexión con nosotros mismos mucho antes de empezar a respirar.

jueves, 20 de octubre de 2016

Extraño

Como un extraño bailando en la cocina, a media luz, no podía fingir que sabía que no estaba pudiendo detener mi ansiedad por dejar de pensar. Ya nada era lo mismo, el olor a cielo húmedo, a hojas tiernas, tierra mojada, esa misma caricia ya no iba a volver a naufragar. Los pájaros cada vez más lejos se escuchaban padecer en ese silencio que no se quiere ir.
Bailaba y mis pensamientos rotaban, giraban, despertando el vapor que sueltan las cataratas al caer, humedeciendo mi aliento, mis ojos, el suelo que me mantenía de pie.

Huellas de luz en un piso de madera, teñido por la oscura marea de la noche, frente a una ventana que no deja de soplar aire fresco, ese mismo que me hace pensar que la Luna es la responsable con su abismo, victima por ser el libro íntimo de los suspiros y promesas por enamorar, mentiras sembradas bajo la oscuridad de la ceguera de la verdad.

Ni una menos



La sangre se desgarra de dolor
la carne tiene memoria
del atentado contra el amor
que no perdona, ni discrimina.
Miles de gritos en silencio
refugiados en rincones olvidados
en marcas, gritos, amenazas y mentiras
nada es ajeno, ni lejano
cuando a nuestras mujeres
las olvidan en camas, desgarradas
oliendo a miedo, muerte y frío.