viernes, 5 de diciembre de 2014

Aquellas promesas



Aquella persona que compromete sus palabras colmadas de promesas que jamás serán fecundadas, no sólo peca de mentiroso, sino falto de personalidad para ser del todo vil. Ya que la mentira muerde y duele sólo una vez, y por otro lado las promesas insanas son pirañas de fuego que devoran la confianza, y matan tan lentamente como la malaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada