lunes, 6 de abril de 2015

No hay



No hay placer alguno que nos llene de tanta luz, calma y libertad, como sentir al ego diluirse tras las sombras de los pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario