martes, 3 de diciembre de 2013

Respiración

... tenia olor a humedad, olor a tiempo, tiempo de descuidos, sombras obligadas, silencios encarnados bajo el cabello, pesadas miradas, no hacían mas que profundizar la ausencia del eco. 
Ya no podía quitárselo, lo llevaba por debajo de la respiración, contagiando al aliento, por más que frotara su piel, sin cuidado y sin tenerle respeto, ya era tarde, hasta sus pensamientos se pegoteaban de la humedad que los ahogaba.
Ya no recuerda cuando fue la última vez que alteró su pestañeo, tratando de asustar al silencio, o de despertar algún recuerdo que logre mover aunque sea el cuerpo...

(extracto de un cuento que algún día terminaré ...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada