jueves, 3 de enero de 2013

Los juegos de la humedad


Marchándote cerraste mis parpados de un sólo portazo
marchitando así tus pasos en el pasado
maldito eco que jamás enmudeció en el tiempo,
me dejaste suspirando tanta tristeza
ya no puedo saber de qué color es el cielo,
ni que tan alto llegan las mariposas.
Sólo caminando por la gran vía, jugando a ser un simple mimo
perdido entre los juegos de la humedad,
no paro de ahogarme haciendo pié,
ya nada será lo mismo,
todo será parecido,
ya no te necesito,
por suerte ya la noche murió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada