jueves, 3 de enero de 2013

Cuando Roma arda



Cuando Roma arda,
los cisnes bailaran en un mar de fuego
ya nada será como antes
y la primavera silbará por sueños anhelados,
mil ventanas rotas golpean el pasado
en los pasillos caminan sombras maquillándose la boca.
Mentiras que brotan de la sopa
como cangrejos que no puede retroceder,
te miras en el espejo, y se empaña tu mirada
nada es eterno mientras dura,
y el sol es la única respuesta que nos queda,
la única luz en el camino,
sí supieras lo que siento
la lluvia no mojaría tu almohada,
y todo sería eterno bajo tan sólo una palabra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada